“Hacia la Salud Total”

Boletín de Actualización mensual por cortesía de Centro Ayurveda México y Gurukula de Ayurveda

Lee la edición actual de junio 2019
Boletin de Actualización *Hacia la Salud Total* de Centro Ayurveda y Gurukula de Ayurveda

Carta de Bienvenida

Mensaje del Director, Dr. Marcus De Oliveira, D.Ay.

Ve mi Webinar Grabado en Vivo

Muy relacionado con el tema de este Boletín, ¿sabías que uno de los resultados de la aplicación de Ayurveda en tu vida es la de reducción de peso? Al respecto hace una semanas impartí el webinar "Cómo Lograr y Mantener tu Peso Ideal con Ayurveda" y quiero invitarte a que veas la grabación de todos los 54 minutos de esta conferencia web—gratis—en este enlace o en el botón siguiente: https://bajarpeso.centroayurveda-ba.info

Ve el Webinar
Webinar gratis con Dr. Marcus De Oliveira

EN ESTE BOLETÍN: 
En este Boletín “Hacia la Salud Total” te comparto un articulo que seguramente te resultará de gran interés: “Ayurveda Ayuda a Retrasar la Vejez Precoz y a Evolucionar el Espíritu”. Muy atractivo, ¿verdad?

Lee este texto a detalle y luego envíame tus comentarios, ¿vale?

Gracias por leerme. Te deseo toda la felicidad posible y una verdadera salud total,

Marcus de Oliveira, D. Ay. Director 
Centro Ayurveda México y Gurukula de Ayurveda, S.C. 
Tel. y WhatsApp Cuernavaca: 01-777-119-1115  
Tel. CDMX: 01-555-689-6262
Dirección de email

Ayurveda Ayuda a Retrasar la Vejez Precoz y a Evolucionar el Espíritu

Ayurveda Ayuda a Retrasar la Vejez Precoz y a Evolucionar el Espíritu

Toda la humanidad está sumida en el sueño. El hombre desconoce su propia fuerza interna. Piensa que cuando tenga suficiente dinero se sentirá fuerte.

Pero ignora que la muerte se acerca rápidamente. Durante la era de los Vedas, los sabios de la India comprendieron esta dicotomía y lograron discernir la fuente de la naturaleza.

Si comenzamos analizar el vehículo denso (nuestro cuerpo) y consideramos los medios físicos para mejorarlo y convertirlo en el mejor instrumento posible para evolucionar el espíritu.

El primer estado visible del embrión humano es una sustancia pequeña, globular, gelatinosa, parecida a la albúmina o clara de huevo. En ese glóbulo gelatinoso aparecen partículas de materia más sólida. Estas partículas aumentan gradualmente de tamaño y densidad hasta que se ponen en contacto unas con otras. Los diferentes puntos de contacto se convierten lentamente en articulaciones y coyunturas; y de esta manera se va formando gradualmente un armazón de materia sólida, el esqueleto.

Durante la formación de este armazón, la materia gelatinosa que le rodea se acumula y cambia de forma, hasta que por último ese grado de organización desarrolla lo que se conoce como feto. Este comienza a hacerse cada vez más grande, firme y organizado, hasta que llega el tiempo de nacer.

El mismo proceso de consolidación que comenzó en primer grado visible de existencia, continúa todavía. El ser pasa a través de los diferentes estados de la infancia, adolescencia, juventud, virilidad y vejez y, por último, llega a ese cambio que se llama muerte. 

Cada uno de esos estados está caracterizado por un creciente grado de dureza y solidez. Hay un aumento gradual de densidad y firmeza de los huesos, tendones, cartílagos, ligamentos, tejidos, membranas, cutis y hasta de las substancias estomacales, hígado, pulmones y otros órganos. Con el tiempo las coyunturas se ponen rígidas y secas. Comienzan a crujir cuando se mueven debido a que el fluido sinovial que las lubrica y ablanda disminuye en cantidad y se hace demasiado viscoso y gelatinoso para servir a sus propósitos. 

El corazón, el cerebro, y todo el sistema muscular, la médula espinal, nervios, ojos, etc., participan del mismo proceso de solidificación, haciéndose cada vez más rígidos. Millones y millones de diminutos vasos capilares que se ramifican, como las ramas de un árbol, a través del cuerpo entero se van cerrando gradualmente y se transforman en fibras sólidas, no llegando la sangre a ellos. 

Los vasos sanguíneos más grandes, arterias y venas, se endurecen, pierden su elasticidad, empequeñecen y se hacen incapaces de llevar la cantidad necesaria de sangre. Los fluidos del cuerpo se tornan viscosos y pútridos, cargados de materia terrosa. El cutis se vuelve amarillento y se pone seco y áspero. El cabello cae por falta de aceite. 

Los dientes se caerían y caen por falta de gelatina. Los nervios motores empiezan a secarse y los movimientos se hacen pesados y lentos. Los sentidos se debilitan; la circulación de la sangre se retarda, se estanca, y hasta se coagula en los vasos. El cuerpo pierde cada vez más su poder anterior. Después de ser elástico, lleno de salud, flexible, activo, sensitivo, se hace rígido, duro e insensible. Finalmente muere de vejez. Y muchas veces el ser no lleva nada, no hizo nada importante para su evolución, entro en este mundo ignorante y ciego y lo deja aun ignorante y ciego por el materialismo. 

Y la pregunta surge naturalmente: ¿Qué es lo que ocasiona esa oscilación paulatina del cuerpo, produciendo la rigidez, la decrepitud y la muerte? 

Desde el punto de vista puramente físico la opinión de los químicos y la comunidad científica es unánime y dicen que es debida principalmente a un creciente aumento de fosfato de calcio (sustancia ósea), carbonato de calcio (comúnmente cal) y sulfato de calcio, y ocasionalmente un poco de magnesia y una cantidad insignificante de otras materias terrosas. 

La única diferencia entre el cuerpo infantil y el decrépito es la mayor densidad de éste y su mayor dureza y rigidez causada por el aumento de materias terrosas, calcáreas, que entran en la composición del decrepito. Los huesos del niño están compuestos de tres partes de gelatina por una parte de materia terrosa. En el viejo esta proporción está invertida. 

¿Cuál es la fuente de esa acumulación de materias que producen la muerte? 

El análisis muestra que la sangre tiene substancias terrosas de la misma clase que los agentes de solidificación -y nótese- la sangre arterial contiene más substancias terrosas que la sangre venosa. 

Esto es sumamente importante, pues demuestra que en cada ciclo la sangre deposita substancias terrosas. Es, por lo tanto, el vehículo común que destruye el sistema. Pero su existencia de materias terrosas debe ser renovada, pues de lo contrario no podría continuar siempre haciéndolo. ¿En dónde renueva su mortífera carga? No puede haber sino una sola respuesta: Del alimento y de la bebida; absolutamente no hay otra fuente de donde pueda tomarla. 

El alimento y la bebida que nutren el cuerpo (annamayakosha) deben ser, al mismo tiempo, la fuente primaria de las materias terrosas, calcáreas, que luego son depositadas por la sangre en todo el sistema, produciendo la decrepitud primero y después la muerte. 

Para sustentar la vida física, es necesario comer y beber; pero como hay muchas clases de alimentos y bebidas, es conveniente conocer qué clase de alimentos es la que contiene menos substancias destructivas. Si podemos encontrar tal alimento prolongaremos nuestra vida, y, desde el punto de vista espiritual superior, es deseable el vivir todo lo más que podamos en cada cuerpo denso, especialmente después de haber llegado a la adultez y librarnos del desenfreno y errores de la adolescencia, con un cuerpo maduro y a dirigirnos hacia el "Sendero". Como se requieren tantos años para educar, en la infancia y juventud, cada cuerpo que habitamos, hasta que el espíritu pueda obtener algún dominio sobre él, es bien claro que cuanto más podamos retener un cuerpo que ya está dirigido por el espíritu, tanto mejor será para nuestro progreso. Por lo tanto, es sumamente importante que el practicante de Ayurveda tome la alimentación y bebida que tengan menos sustancias destructivas, y que al mismo tiempo mantenga siempre activos los órganos de excreción (recomendamos realizar nuestro Diplomado en Gastronomía Ayurvédica para saber más (www.ayurvedatotal.com). 

El cutis y el sistema urinario son los que salvan al hombre de una muerte prematura. Si no fuera por ellos, que eliminan la mayor parte de las substancias terrosas que absorbemos con el alimento, no viviríamos ni diez años. 

Se estima que el agua ordinaria, no destilada, contiene tanto carbonato y otros compuestos de calcio que la cantidad corriente que usa una persona en forma de té, café, sopa, etc., sería suficiente en cuarenta años para formar un bloque de calcio sólido o de mármol de un tamaño igual al del hombre. Es también muy significativo el hecho de que aunque se encuentre siempre fosfato de calcio en la orina de los adultos no se encuentra en la orina de los niños, porque en éstos, la rápida formación de los huesos requiere que esa sal se retenga.

Durante el período de gestación hay muy poca sustancia calcárea en la orina de la madre, puesto que aquélla se emplea para el desarrollo del feto. En circunstancias ordinarias, sin embargo, la sustancia calcárea es muy evidente en la orina de los adultos, y a ello debemos el que podamos vivir tanto como vivimos.

El agua no destilada, cuando se bebe, es el peor enemigo del hombre; pero usada externamente en baños, es nuestra mejor amiga. Mantiene los poros de la piel abiertos, estimula la circulación de la sangre y evita los estancamientos que producirían una oportunidad para que se depositaran las substancias calcáreas, fosfatos, etcétera, que a la larga acarrean la muerte.

William Harvey (1578-1657) fue un médico inglés a quien se le atribuye correctamente describir por primera vez la circulación y las propiedades de la sangre al ser distribuida por todo el cuerpo a través del bombeo del corazón.​​ Este descubrimiento confirmó las ideas de René Descartes, dijo que la salud denota una circulación de la sangre libre, y que la enfermedad es el resultado de una obstrucción en esa misma circulación.

El baño de tina es de gran valor como medio de conservar la salud del cuerpo, y debe ser usado con frecuencia por el aspirante a la vida superior como Ayurveda. La transpiración, sensible o insensible, saca del cuerpo mucha más sustancias calcáreas que cualquier otra función.

Mientras se vaya echando combustible al fuego y se lo mantenga libre de cenizas, seguirá ardiendo. Los riñones son muy importantes porque arrojan fuera del cuerpo a las cenizas; pero, a pesar de la gran cantidad de materias calcáreas que salen con la orina, en muchos casos queda dentro bastante como para formar cálculos o piedras en la vejiga, produciendo inexpresables agonías y hasta la muerte. Para combatir esta posible desgracia recomendamos el cepillado seco corporal como parte de la rutina diaria (dinacharya).

No se debe creer que el agua contiene menos cal por haberla hervido. La costra calcárea que se forma en el fondo de la olla ha sido abandonada allí por el agua evaporada que salía de la olla como vapor. Si condensamos el vapor tendremos agua destilada, puro H2O, que es importantísima para mantener joven al cuerpo.

En el agua destilada no hay absolutamente sustancia terrosa alguna, ni en el agua de lluvia, nieve o granizo (salvo la que pueda pegársele por la contaminación, etc.); pero el café, el té o la sopa, hechos con agua ordinaria, no están libres de substancias terrosas por más que se hayan hervido; al contrario, cuanto más hierva, tanto más se carga de ellas. Los que sufren de enfermedades urinarias no deberían beber más que agua destilada.

En términos generales, puede decirse de los alimentos sólidos que los vegetales frescos y las frutas maduras contienen la mayor proporción de substancias nutritivas y la menor de substancias terrosas.

Como que estamos escribiendo estas líneas para el aspirante ayurveda a la vida superior y no para el público en general, podemos decir además que los alimentos animales deben abolirse completamente, si es posible.

Ninguna persona que mate puede llegar muy arriba en el sendero de santidad. Pero obramos peor aún que si matásemos realmente, porque para evitarnos el cometer personalmente esas matanzas, y recoger, sin embargo, el producto, obligamos a un semejante, por medio de las necesidades económicas, a dedicar su vida entera al asesinato, brutalizándolo en consecuencia en tal extensión, que la ley no le permite actuar como jurado en los juicios por crímenes capitales, porque su trabajo lo ha familiarizado demasiado con la matanza.

Los iluminados saben que los animales son nuestros hermanos más jóvenes. Entonces les ayudaremos como supuestamente los Ángeles, nos están ayudando actualmente a nosotros; y, para un aspirante a los ideales elevados, el matar -sea personalmente o por delegación- está completamente fuera de toda cuestión.

Pueden usarse, sin embargo, varios productos animales muy importantes, tales como la leche (excepto la leche masala que básicamente es suero de leche), el queso y la mantequilla ghee. Esos productos son el resultado del proceso de la vida y no se necesita tragedia alguna para convertirlos en alimentos. La leche no industrializada, que es un factor importantísimo para el estudiante de ayurveda, no contiene substancias terrosas y, por consiguiente, tiene una influencia sobre el cuerpo que no posee ningún otro alimento.

Las frutas son una dieta ideal. Los árboles las producen con objeto de inducir al hombre y a los animales a comerlas, de manera que las semillas se diseminen, así como las flores atraen a las abejas con propósitos análogos.

La fruta fresca contiene agua de la clase más pura y mejor, capaz de penetrar en el sistema de una manera maravillosa. El jugo de uvas es particularmente un admirable disolvente. Purifica y estimula la sangre, abriéndole el camino por los capilares ya secos y endurecidos, siempre que este proceso no haya ido demasiado lejos. Mediante el tratamiento por el jugo de uvas sin fermentar, las personas de ojos cansados, pálidas, de pobre complexión, se harán fuertes, vigorosas y llenas de vida. La creciente permeabilidad permite al espíritu manifestarse con más libertad y con renovada energía. La tabla siguiente, que, con excepción de la última columna, está tomada de las publicaciones del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, dará al aspirante alguna idea de la cantidad necesaria que debe comerse, según los diferentes grados de actividad, así como los constituyentes de los diversos alimentos que se indican.

Considerando al cuerpo desde un punto de vista puramente físico, es lo que pudiéramos llamar un horno químico, siendo el alimento el combustible. Cuanto más ejercicio hace el cuerpo, tanto más combustible necesita. Sería una locura que un hombre cambiara su método de alimentación ordinario que haya usado durante años para seguir otro método, sin meditar debidamente cuál sería el mejor para servir sus propósitos. La simple eliminación de la carne (proteína animal) de la alimentación ordinaria de los carnívoros, produciría, indudablemente, desarreglos en la salud de la mayoría de las personas. La única manera segura es la de experimentar y estudiar el asunto primeramente, con el discernimiento debido. No pueden establecerse reglas fijas, siendo la alimentación una cosa tan individual como cualquier otra característica. Todo lo que puede hacerse es dar la tabla de valores alimentarios y describir la influencia general de cada elemento químico, dejando que cada aspirante se haga su propio método.

No debemos permitir tampoco que la apariencia de una persona influya en nuestro juicio acerca de la condición o estado de su salud. Se aceptan comúnmente ciertas ideas generales de cómo dictaminar la salud de una persona, pero no hay razones de peso para ese juicio.

Las mejillas sonrosadas pueden ser una indicación de salud en un individuo y de enfermedad en otro. No hay regla particular alguna por la cual pueda conocerse la salud, excepto el sentimiento del confort y bienestar que goce del mismo individuo, sin tener para nada en cuenta las apariencias.

La tabla de valores alimentarios que damos en seguida trata de los cinco componentes químicos.

— El agua es el gran disolvente.

— El nitrógeno o proteína es el factor esencial en la formación de la carne, pero contienen algunas substancias terrosas.

— Los hidratos de carbono o azúcar son los principales productores de energía.

— Las grasas son las que producen el calor y son las que conservan las fuerzas de reserva.

— Las cenizas son minerales, calcáreas, terrosas y endurecen todo el sistema. No debemos temer el que no obtengamos la cantidad suficiente para formar los huesos; al contrario, debemos ser sumamente cuidadosos para absorber sólo el mínimum posible.

Cuidar lo que comemos

Para que podamos conseguir la mayor suma de energía de nuestro alimento, debemos prestar atención al número de calorías que contiene, porque de ellas obtenemos la energía requerida por nuestro trabajo cotidiano. El número de calorías necesarias para sustentar al cuerpo bajo las distintas condiciones, se muestra en la tabla siguiente:

Hombre con trabajo muscular muy fuerte................ 5,500 calorías

Hombre con trabajo muscular moderadamente fuerte...... 4,150 calorías 

Hombre con trabajo muscular moderadamente activo...... 3,400 calorías 

Hombre con trabajo moderadamente liviano.............. 3,050 calorías 

Hombre con trabajo sedentario......................... 2,700 calorías 

Hombre que no hace ejercicio muscular................. 2,450 calorías 

Mujer con trabajo manual liviano o moderado........... 2,450 calorías

Cuidar lo que comemos

SOBRE LOS ALIMENTOS

De acuerdo con la Tabla de Valores Alimentarios, es evidente que el chocolate es el alimento más nutritivo que tenemos, así como el cacao en polvo es el más peligroso de todos los alimentos, conteniendo tres veces más cenizas que la mayoría de los demás, y diez veces más que muchos de ellos. Es un alimento poderoso y también un veneno poderoso; porque endurece el sistema mucho más rápidamente que cualquier otra sustancia.

Por supuesto, requerirá algún estudio el que podamos asegurarnos un buen método alimentario; pero queda ampliamente compensado por la salud y la longevidad que producirá y que asegurará el libre ejercicio del cuerpo, haciendo posible el estudio y la dedicación a cosas superiores sin perder tiempo con enfermedades. Después de algún tiempo, el aspirante se familiarizará tanto con el asunto que no necesitará dedicarle atención alguna.

De los vegetales digerimos solamente el 83% de los proteicos, 90% de las grasas y el 95% de los hidratos de carbono.

De las frutas asimilamos el 85% de los proteicos, 90% de las grasas y 90% de los hidratos de carbono.

El cerebro es el mecanismo coordinador que domina los movimientos del cuerpo y expresa nuestras ideas. Esta construido por las mismas substancias que las demás partes del cuerpo, teniendo además el fósforo, que es peculiar solamente al cerebro.

La conclusión lógica es que el fósforo es el elemento particular mediante el cual el Ego puede expresar pensamientos e influir sobre el cuerpo denso físico. Es también un hecho que la proporción y variación de esta sustancia corresponde al estado y grado de inteligencia del individuo. Los idiotas tienen muy poco fósforo, los profundos pensadores tienen mucho; y en el reino animal el grado de conciencia y de inteligencia está en proporción directa con la cantidad de fósforo contenida en el cerebro.

Es por lo tanto, de la mayor importancia que el aspirante que quiera usar su cuerpo para trabajos mentales y espirituales facilite a su cerebro la sustancia necesaria con ese propósito. La mayoría de los vegetales y de las frutas contienen cierta cantidad de fósforo; pero debe notarse especialmente que la mayor cantidad de aquél se encuentra siempre en las hojas, las que generalmente son desechadas. 

Se encuentran en cantidades considerables en las uvas, cebollas, salvias, judías, ajos, ananás, y en las hojas y tallos de muchos vegetales, como también en el jugo de la caña de azúcar, pero no en el azúcar refinado. 

La siguiente tabla muestra la proporción de ácido fosfórico en unos cuantos artículos: 

—Alubias (porotos, fríjoles, judías) 292 partes 

—Remolacha 167 partes 

—Remolacha, hojas de 690 partes 

—Alforfón (trigo sarraceno) 170 partes 

—Zanahorias secas 395 partes 

—Zanahorias, hojas de 963 partes 

—Linaza 880 partes 

—Lino, tallos de 118 partes 

—Chirivía 111 partes 

—Chirivía, hojas de 1.784 partes 

—Guisantes 190 partes 

Las indicaciones precedentes puede resumirse así: 

1) El cuerpo está sujeto durante toda la vida a un proceso de solidificación. 

2) Este proceso se efectúa por el depósito que la sangre hace de substancias terrosas, principalmente fosfatos y carbonatos de calcio, con el que las diversas partes se osifican, convirtiéndose en huesos o materia endurecida. 

3) Esta solidificación destruye la flexibilidad de los vasos, músculos y otras partes del cuerpo sujetas a movimientos. Pone viscosa a la sangre y obstruye completamente los diminutos capilares, así que la circulación de los fluidos y la acción del sistema disminuye generalmente, siendo la terminación de ese proceso solidificativo, la muerte. 

4) La Ayurveda enseña que este proceso de solidificación puede ser retardado, y por ende, puede prolongarse la vida desechando todo alimento que contenga muchas cenizas y empleando agua destilada al interior, y promoviendo la excreción a través del cutis por medio de frecuentes baños, cepillado corporal y baños de vapores (swedana). 

Lo anterior explica por qué algunas religiones prescriben abluciones frecuentes como ejercicios religiosos, puesto que fomentan la salud y purifican el cuerpo denso. Los ayunos estaban también prescriptos con análogos fines, pues proporcionan al estómago un bien necesitado y merecido descanso, permitiendo que el cuerpo elimine las substancias gastadas; y de esa manera, si no son frecuentes o demasiado prolongados provocan la salud; pero generalmente es mejor dar al cuerpo los alimentos apropiados, que son las mejores de todas las medicinas. 

El primer cuidado del médico es siempre comprobar si las excreciones se efectúan debidamente, siendo ellas el medio principal que emplea la Naturaleza para desembarazar al cuerpo de los venenos que contienen los alimentos. 

En conclusión, el aspirante debe elegir el alimento que pueda digerir mejor, porque cuanto más fácilmente se efectúe esa función, tanto mayor es la energía extraída del alimento y tanto más tiempo tendrá el sistema para recuperarse antes de que sea necesario comer de nuevo. 

La leche no debe beberse nunca como si uno bebiera un vaso de agua, tomando así el contenido se vuelve un queso de difícil digestión. Debe tomarse a sorbitos, como el té o el café. Entonces formará muchos glóbulos pequeños en el estómago que serán fácilmente asimilados. Tomada debidamente, es uno de los mejores artículos posibles de la dieta. Las frutas cítricas (naranjas, limones, pomelos, etc.) son poderosos antisépticos; y los cereales, especialmente el arroz, son antitoxinas de gran eficacia. 

Habiendo explicado, pues, lo que es necesario al cuerpo denso desde el punto de vista material, puramente físico, consideraremos ahora el asunto desde el punto de vista sutil, tomando en consideración el efecto que se produce sobre los dos cuerpos invisibles que interpenetran al cuerpo denso. 

El punto de asidero especial del cuerpo de prana está en los músculos y en el sistema nervioso cerebroespinal, como dijimos anteriormente. La energía desplegada por una persona cuando trabaja bajo una excitación u odio, es un buen ejemplo de ello. En tales ocasiones, todo el sistema muscular está en tensión y ninguna labor, por dura que sea, es tan extenuante como un "acceso de ira". Este puede a veces dejar al cuerpo extenuado durante semanas enteras. Puede, pues, verse la imprescindible necesidad de mejorar el cuerpo denso gobernando el carácter, evitando así los sufrimientos que resultan de la acción desordenada del cuerpo pranamayakosha

Dándole la misma clase de alimento de preferencia puro y organico, la persona serena y jovial vivirá mucho más y gozará de mejor salud y será más activa que la persona melancólica que pierde el dominio de sí. La última hará y distribuirá más corpúsculos blancos destructores en su cuerpo que la primera. Si los hombres de ciencia analizan los cuerpos de esas dos personas, encontrarán que había una cantidad mucho menor de substancias terrosas en el cuerpo de la jovial que en el de la irascible.

Autor de este Boletín y Director del Centro Ayurveda México y de Gurukula de Ayurveda,
Dr. Marcus De Oliveira Teles, D.Ay.

El Dr. Marcus de Oliveira Teles, D. Ay. fundó hace más de 25 años, junto con su esposa, el Centro Ayurveda México, un Centro de Sanación Integral, basado en la milenaria ciencia de la salud de la India, con sede en las ciudades de Cuernavaca y México, así como de Gurukula de Ayurveda, S.C., la primera y premier escuela de enseñanza en México de todo lo relacionado con Ayurveda, incluso con reconocimientos oficiales de SEP y STPS.

Recibió el Doctorado Honoris Causa por la Universidad UNIBE y por la Cámara de Diputados del H. Congreso Federal de la Unión.

Es considerado el Decano de Ayurveda en México.

Dr. Marcus De Oliveira Teles, D.Ay.

Agenda tu Consulta Ayurvédica en persona en CDMX (Coyoacán)