“Hacia la Salud Total”

Boletín de Actualización mensual por cortesía de Centro Ayurveda México y Gurukula de Ayurveda

Lee la edición actual de febrero 2018
Boletin de Actualización *Hacia la Salud Total* de Centro Ayurveda y Gurukula de Ayurveda

Carta de Bienvenida

Mensaje del Director, Dr. Marcus De Oliveira, D.Ay.

EN ESTE BOLETÍN: 

En el Texto A Fondo que encuentras más abajo te comparto un repaso de los conceptos más importantes de Ayurveda y cómo te afectan positiva o negativamente en tu salud. Hago un especial énfasis en el estrés y sus consecuencias mentales, físicas y espirituales.

Ojalá que te sea de utilidad este repaso.

Marcus de Oliveira, D. Ay. 
Director
Centro Ayurveda México
Gurukula de Ayurveda, S.C.
Tel. Cuernavaca: 01-777-119-1115 
Cd. de México: 0155-5689-6262
Dirección de email

Repasando Puntos Importantes de Ayurveda

Texto A Fondo, por Dr. Marcus De Oliveira, D.Ay.

“Digiriendo” alimento y la vida

De acuerdo con Ayurveda, la digestión es la piedra angular de la salud ya que una buena digestión nutre el cuerpo. Comer los alimentos apropiados hará una gran diferencia en tu bienestar.

Sin embargo, en Ayurveda estamos interesados no sólo con el alimento material que ingerimos, digerimos y asimilamos, ni tampoco solamente con los órganos del sistema digestivo. El impacto de lo que ves, oyes, pruebas, hueles, sientes y piensas también es importante. En este sentido toda tu experiencia e ingesta a tu mente-cuerpo necesita ser “bien digerida” y distribuida a todas las células del cuerpo.

Recuerda, todo en tu ambiente está compuesto de doshas que interactúan con tus propios doshas.

Agni: tu fuego digestivo

Uno de los conceptos fundamentales en Ayurveda es agni. Agni es el “fuego” digestivo y metabólico producido por los doshas que toman la esencia del nutrimento de alimentos, sentimientos y pensamientos y la transforman en una forma que tu cuerpo pueda usar.

A través del calor de agni, varios tejidos del cuerpo producen secreciones, reacciones metabólicas y otros procesos necesarios para crear energía y mantener y repara el cuerpo.

Agni también es parte del sistema inmune ya que su calor destruye organismos y toxinas dañinas.

La actividad de agni varía a través del día y mantener la fortaleza y disminución natural y flujo de tu fuego digestivo es necesario para una buena digestión, una buena función inmune y la resistencia a enfermedades.

Además, agni es necesario para formar ojas.

Ojas: la sustancia que mantiene la vida

Ojas es el subproducto de una fisiología saludable, eficiente y satisfecha. Es el “jugo” que permanece después de que el alimento ha sido digerido y asimilado apropiadamente.

Cuando produces ojas, significa que todos tus órganos han integrado vitalidad y estas recibiendo la nutrición necesaria para tu mente y cuerpo. Tu ser completo murmura con buenas vibraciones porque estas produciendo y sintiendo dicha, sin dolores. Sin embargo, cuando tu agni no funciona apropiadamente, no puedes producir ojas. En su lugar los alimentos, pensamientos y sentimientos se convierten en ama (toxina).

Ama se genera de partículas toxicas digeridas inapropiadamente que tapan los canales en tu cuerpo. Algunos de esos canales son físicos e incluyen intestinos, sistema linfático, arterias y venas, capilares y tracto genitourinario. Otros son canales no físicos llamados nadis a través de los cuales tu energía fluye.

Ama tóxica se acumula donde sea que haya una debilidad en el cuerpo, y esto permitirá una predisposición genética a crear enfermedad o mantenerla.

Aunque Ayurveda ofrece  medios con los que puedes purificar tu cuerpo de ama, es mejor prevenirla para evitar que se forme. Tú sabes que tienes un problema ama si tu lengua está cubierta con saburra blanca o si te sientes cansado todo el tiempo (y es señal de que, al menos, requieres un tratamiento ayurvédico de desintoxicación).

Malas: productos de desecho

Malas son los productos de desecho de tu cuerpo e incluyen orina, heces, moco y sudor.

Todos sabemos que eliminar desechos es crucial para una buena salud. Pero los desequilibrios dosha suprimen el flujo de malas, creando un ambiente tóxico interno.

Si no estás eliminando malas, significa que estás acumulando ama en algún lugar de tu sistema.

Prana: la fuerza vital

Otro concepto clave en Ayurveda es prana.

Es la fuerza vital que entra al cuerpo al nacer y viaja a través de todas las partes del cuerpo hasta que lo deja al momento de la muerte.

Estrés y enfermedad

Para apreciar completamente el poderoso papel de Ayurveda para restaurar la salud, necesitas comprender cómo te ayuda a manejar el estrés, que es la raíz de muchos padecimientos grandes y pequeños.

El Dr. Hans Selye—el investigador pionero que prácticamente inventó el concepto de estrés—lo definió muy poéticamente: “el estrés tiene tanto de un abrazo apasionado como de un aburrido juego de ajedrez”. Claro que también es un golpe a la quijada, una aviso de despido del trabajo, un divorcio, un arete en la nariz de tu hija adolescente (o que tus propios padres no te dejen tener un arete en la nariz). El estrés puede ser una oficina sin ventanas con una silla incómoda o el conocimiento de que nuestra especie está destruyendo el ambiente natural.

El estrés, entonces, puede ser algo que llega a tocar a tu puerta, pero no es necesariamente el gran lobo malo en sí mismo, amenazando soplar hasta tirar tu casa. Más bien el gran lobo malo está dentro de ti; es tu reacción a cualquier evento que creas que sea estresante. Puedes incluso digerir los sentimientos estresantes y convertirlos en energía útil que te ayuda a crecer y desarrollarte o puedes tener problemas digiriendo el estrés y crear ama, lo cual agota y deprime el sistema nervioso y sobresatura el sistema inmune, que a su vez deja la puerta abierta a la enfermedad.

Así, ¿qué es lo que pasa cuando estás bajo estrés? Cuando percibes algo estresante, una alarma interna corre, provocando una cascada de cambios fisiológicos que fueron originalmente descritos por Hans Selye como la respuesta “pelear-o-huir”: la adrenalina inunda el torrente sanguíneo, el corazón late más rápido, la digestión se interrumpe, los músculos se tensan, la presión sanguínea se va al cielo, el cerebro y los sentidos llegan a estar hiper-alertas. 

Esta respuesta está diseñada para habilitarnos a pelear por nuestra vida o alejarnos del peligro tan rápido como sea posible. Esto fue bien trabajado por nuestros ancestros porque sus agentes estresantes fueron principalmente del tipo del tigre dientes de sable. El estrés era inmediato y de vida corta y una vez que la situación de peligro se terminaba, el cuerpo estaba diseñado para regresar a la normalidad. 

La vida de hoy no es tan simple o tajante. En lugar de un tigre dientes de sable somos continuamente bombardeados por pequeños líos de trabajo día a día, inseguridad o frustración, niños exasperantes, congestionamientos de tráfico, carencia de plenitud – que son difíciles de pelearse contra ellos o de escapar de ellos. Ni la respuesta al estrés es tan simple y clara. Ahora sabemos que la forma en cómo una persona responde a situaciones de estrés depende en parte de la forma en que aprendió a responder. 

Incluso las también llamadas emociones negativas—representadas en la ilustración más abajo—no son necesariamente peligrosas. El miedo, enojo y demás son emociones humanas buenas, naturales bajo ciertas condiciones. Pero si no son resueltas y metabolizadas por tu agni (que es “digerido”), llegan a ser estresantes. 

El estrés prolongado causa todo tipo de estragos: puede contribuir a fatiga, diabetes, hipertensión, úlceras, pérdida de libido y resistencia reducida a la enfermedad. La molestia emocional puede trastocar los períodos menstruales de las mujeres, reducir la fertilidad y hacer la menopausia más difícil. 

Sentirse estresado afecta tu habilidad para trabajar, pensar claramente y tener relaciones sociales satisfactorias. En experimentos animales el estrés ha acelerado la edad y la muerte, acelerado la dispersión del cáncer y promovido los ataques al corazón. En 1993 la encuesta de salud pública en los Estados Unidos estimó que del 70 al 80 por ciento de los americanos que visitaron al médico sufrían de un desorden relacionado con el estrés. 

Que los pensamientos en tu mente tienen un enorme efecto en tu cuerpo ha llegado a ser bien aceptado. Hay incluso un nombre trabalenguas para un nuevo campo de investigación científica de la conexión mente-cuerpo: Psiconeuroinmunologia o PNI. La PNI estudia la interacción entre la mente, sistema nervioso, sistema inmune y sistema endocrino y reconoce la unidad de nuestras complejas partes interactuantes. 

Los primeros estudios mente-cuerpo mostraron que la gente estaba más propensa a enfermarse después de sufrir un severo trauma emocional; estudios recientes han sido capaces de medir realmente la caída de las defensas inmunes. 

Por ejemplo, en un estudio, las células inmunes de estudiantes cayeron significativamente durante la semana de exámenes, presumiblemente debido al estrés extra. 

En otro estudio, ratas fueron enseñadas a apagar su propio sistema inmune únicamente por condicionamiento. 

En 1990, un psiquiatra del Centro Médico de la Universidad de Stanford que refutaba el enlace mente-cuerpo proveyó fuerte evidencia de que sí existía. En el estudio, mujeres con cáncer de pecho avanzado asistieron a grupos de apoyo en los cuales compartieron sentimientos e información y aprendieron técnicas simples de relajación. Cuando se compararon con mujeres que no asistieron a los grupos, las mujeres apoyadas estuvieron menos deprimidas, sintieron menos dolor, tuvieron una visión más positiva y vivieron el doble de tiempo. Dos de las mujeres estaban aún vivas y libres de enfermedad diez años después, pero ninguna de las mujeres no apoyadas sobrevivió. 

Muchos científicos sospechan que la conexión mente-cuerpo está incluida en las remisiones espontaneas documentadas de cáncer y de muchas otras enfermedades que de otra manera parecen ser inexplicables. 

Como resultado de esos y otros experimentos, los inmunobiólogos modernos rutinariamente se refieren al sistema inmune como sistema nervioso circulante. No es necesario decir que esto tiene un inmenso significado en nuestras vidas diarias. Presiona las puntas de tus dedos contra tus glándulas linfáticas. ¿Las sientes duras y frágiles? Si es así, tu sistema nervioso te está comunicando que está cansado. Un sistema está expresando el estado de otro, aunque parezcan sistemas separados. 

En Ayurveda restaurar y revitalizar el sistema nervioso propenso al estrés es la clave para prevenir y tratar todas las enfermedades. Esta aproximación ofrece herramientas y tecnología para alcanzar las fuentes fundamentales de la enfermedad del estrés en muchas de sus formas: desde bacterias, virus y parásitos hasta contaminación y emociones toxicas. Como resultado, puede ayudar en padecimientos menores molestos cotidianos, así como en condiciones serias, como lo presenta el siguiente relato de uno de mis pacientes:  

“Después de sufrir por cerca de cuarenta años de asma, alergias, dolor y fatiga crónica debido a años de tomar antibióticos, Ayurveda me ha dado una calidad de vida que nunca había experimentado”

Aunque puedas estar intentando dejar tu práctica de bajones durante ocasiones de estrés agudo, aquellas son las muchas ocasiones en que necesitas tranquilidad, equilibrar prácticas de Ayurveda, como otro paciente mío descubrió: 

“Recientemente mi padre tuvo un ataque al corazón. Fui capaz de mantener mi ansiedad y miedo bajo control practicando todas las técnicas equilibradoras de Vata que me enseñaron. En lugar de caer y llegar a ser un obstáculo, fui capaz de nutrirme a mí mismo, física y emocionalmente, y estar ahí cuando mi padre me necesito desesperadamente”. 


La mente-cuerpo es un ciclo de sentimientos, impulsos nerviosos, secreciones hormonales y reacciones bioquímicas que nunca termina. Tus sistemas están constantemente interactuando no sólo con el mundo, sino con ellos mismos y uno con otro. El estrés no resuelto (ya sea dichoso o doloroso) deja la respuesta “pelear o huir” fija en la posición de “ENCENDIDO”. Este ir y venir cansa primero al sistema nervioso, después al sistema endocrino y al sistema inmune y eventualmente a todos los demás sistemas, dejándote vulnerable a infecciones y otras enfermedades.

Considerar las posibilidades

La meta de Ayurveda es estar en contacto con las interacciones de tus doshas, con otras personas y con los ritmos del universo.

Cuando traes tu mente y conciencia a eso y sientes el universo fluyendo a través de ti las veinticuatro horas del día, estás experimentando plenitud. Esto es el porqué, como el Dr. Deepak Chopra señala, no hay vaivén en el universo, sólo descanso, actividad y ciclos infinitos de renovación y transformación. 

Conforme tú lees esto, tu mente-cuerpo está ocupada renovándose a sí misma. Tú sabes por experiencia que necesitas periódicamente cortarte el cabello y las uñas. Como el Dr. Chopra señala, lo que puedes no saber es que: 

         ¤ Noventa y ocho por ciento de los átomos de tu cuerpo son reemplazados cada año. 

         ¤ Los huesos en tu esqueleto se regeneran cada tres meses.

         ¤ Las células de tu hígado son renovadas cada seis semanas.

         ¤ Tú generas una piel nueva completa una vez al mes.

         ¤ La cobertura de tu estomago es reemplazada cada cinco días.

Lo que esto indica es que si te alimentas a ti mismo con los “alimentos” correctos, puedes influenciar el proceso de regeneración. En el mundo informático hay un dicho, “basura dentro, basura fuera”. Lo mismo pasa con tu cuerpo-mente. En lugar de un movimiento blando, cansado y bajo de nutrición de células, puedes disfrutar uno fuerte y vital. 

Las prácticas ayurvédicas te guían hacia suministrar tu mente-cuerpo con combustible diverso, puro, de alto octanaje y quemarlo completamente, el cual guía a un proceso de curación mejorado y un regreso a la salud. 

Nuestra relación con los elementos, los doshas y los sentidos nos conecta con ciclos infinitos de transformación interna. Esta es la sabiduría, el paradigma, de Ayurveda. Esto puede llegar a ser parte de tu vida diaria. 

Felicitamos a todos los egresados de nuestros Diplomados por aprender a conducirse en la vida con salud y lucidez. ¡Esta es la sensación nuestra, del deber realizado!  


Dr. Marcus De Oliveira Teles, D.Ay.

Acerca del Director de Centro Ayurveda,
Dr. Marcus De Oliveira Teles, D.Ay.

El Dr. Marcus de Oliveira Teles, D. Ay. es Fundador, junto con su esposa, de Centro Ayurveda México, un Centro de Sanación Integral, basado en la milenaria ciencia de la salud de la India, con sede en las ciudades de Cuernavaca y México, así como de Gurukula de Ayurveda, S.C., la primera y premier escuela de enseñanza en México de todo lo relacionado con Ayurveda, incluso con reconocimientos oficiales de SEP y STPS.

Es considerado el Decano de Ayurveda en México.

Consulta Ayurvédica en persona en CDMX (Col. Coyoacán)